Lovely Day

Amaneceres de agosto

Sólo hay que ponerse al sol un ratico para darse cuenta de que es un Lovely Day en toda regla. Y luego morir deshidratado. Eso sí, qué bonitos los amaneceres en agosto. Más si te pillan con una copa en la mano, supongo.

Bill Withers, Lovely Day


Entradas populares