Muse: 28 de noviembre 2009


El día del cumpleaños de MR [Y] y de la señorita Ana Peral, tocó hacer cola desde las 12 y pico de la mañana.
Jorge se había dirigido hacia el Palacio de los Deportes sin alcohol ni nada, habráse visto. Así que a un sms suyo me dirigí a comprar nuestro (después de la entrada) bien más preciado: una botella de Jack Daniells que nos hizo mucha más amena la espera.
El relevo de la mano de Juan y su hermana permitió ir a tomar un vinillo para entrar en calor, que ya eran unas cuantas horas en la calle... así que partiendo de esa situación inicial nos metimos a pista.

Sobre las ocho salían a escena Biffy Clyro. Un rock muy bestia que no dejó a nadie dormido. Pegaban muy fuerte, nada en comparación con los sosillos SoulSavers (teloneadores de Depeche).

Y por fin llegaron:
Uprising, seguido de The Resistance dieron pie a que Matthew Bellamy, Christopher Wolstenholme y Dominic Howard se lucieran encima de tres columnas que eran a su vez pantallas gigantes.
Que grandes.
Y en ese punto llego New Born, y con el la histeria colectiva. Map of the ProblematiqueSupermassive Black Hole sirvieron al público para poner las gargantas al mismo tono que ya estaban los tobillos de tanto saltar. Clasicorros vamos.
MK Ultra sorprendió, haciendo de apertura para el ya con solera Hysteria.
Nishe, United States of Eurasia y un gran Feeling Good precedieron a un tema sólo de batera y bajo, espectacular (Helsinki Jam).
Fue un momentazo. Nadie se esperaba esta "salida de tono" que quedó en un pepinaco de canción.

Undisclosed Desires, Starlight sirvieron para "recalentar" el ya de por si caldeado palacio: empezaba a sonar el estandarte duo de Plug In Baby y la canción que copiaron a Rasca: Time Is Running Out. Éste si fue uno de los mejores momentos. Ya al final, antes de los bises, sonó  Unnatural Selection.

Demostraron su valía como músicos en la vuelta al escenario: la primera parte de su sinfonía Exogenesis Symphony abrió a más de uno la boca, para seguir con los (predecibles si  se había visto ya algún otro set list de esta gira) Stockholm Syndrome. Que gran bajo.
Quedaba el broche final después de esta cañera canción, y estaba muy claro cual iba a ser: se bajó la luz en el escenario y comenzó, a ritmo de armónica la canción que todos los del palacio cantamos: Knights of Cydonia.

Sonaron muy bien, aunque tocaron poco. Faltaron unas cuantas canciones que habrían puesto un broche de oro al concierto, y así habría podido superar y con mucho al primer concierto que viví en el 2007.







música

Os dejo con la canción con la que se cerró el concierto:

música

Muse, Knights of cydonia.



Entradas populares