So loudly




Calamaro, Algo contigo.









Crónica de un viaje a Cedillo!



Tres deformados (uno autóctono, un medio mexicano y uno morenito) se fueron a pasar el fin de semana en tre rock y alcohol a las fiestas de tan bonito pueblo, a ver si es cierto que el primero y más rural que el resto, tenía la misma fama de borracho catador de licores que en estos lugares desde donde escribe tiene.



Poco decir salvo que el ron fue el triunfador de la noche, el lechal y los pimientos estaban de muerte y que a los segundos nunca les había chupado el dedo un corderillo, (he aquí las pruebas).

En resumen, el premio a la mejor pulla se lo llevo Juan, que tiene unos cojones órganos reproductores bien puestos, y me soltó un pullazo vía mi madre.












Por último, dos fotillos de una tarde de relax, de las mejores que sin duda he pasado, y en una en las que mas me he reído.



Fdo: Mofletes.




Comentarios

  1. joo, yo cuando fui no había corderitos, snif snif. habría que haberos visto, menudo trío...

    ResponderEliminar
  2. y que ali piensen que tú no bebes...
    manda güevos xD

    ResponderEliminar
  3. quería poner allí, pero ya de paso... un saludo para ali!

    ResponderEliminar
  4. jajaja, gracias gala, ya decia yo que o el verbo estaba mal conjugado o algo pasaba en la frase.

    que monos estais ahi con los corderitos... yo tb quiero! aunq no me quejo que en mi pueblo tambien los he visto asi cerquita, y son tan ricos... fer, traeme uno que yo lo adopto y le doy mimitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿y tu qué opinas?

Entradas populares