viernes, 4 de enero



"hay personas que son como canciones, en un momento suenan y te alegran el día."


Un cafetillo en el Van gogh, y de fondo:

Quique González, Y los conserjes de noche




Algo tendrían que contar las estaciones,
algo dirán las terminales de aeropuerto
los bares donde nacieron
cinco de nuestras canciones,
las noches en que tu chica te decía nunca más.
Quedó algo de nosotros en esos lugares
en el lavabo de señoras y en el puerto
en la butaca del cine, en una boca de metro
y en todas esas esquinas que solíamos doblar.
Es una historia que se escribe en los portales
la breve intensidad de las primeras luces,
y los conserjes de noche
cuidan de los hostales
y todas las camareras que quisieron escuchar.
Algo tendrían que contar los escalones
con pantalones arrastrados por el suelo,
algo el asiento trasero que me ofrecía tu coche
y el humo del cenicero que acabó por rebosar.
Es una historia.
Tu siempre estabas dispuesta,
es domingo por la tarde
la suerte es una ramera de primera calidad
y los conserjes de noche
cuidan de los hostales
y todas las camareras que quisieron escuchar.
Es una historia que se escribe en las postales
con la necesidad de madrugar los lunes.





Ha nacido pa la alegria,
Nunca desprecia unas papas
A veces sufre agonias
El alma vende barata
Se le levanta to los dias, con ganas de ir a la plaza
Se le quitan las manias con el fuego de un cubata
Que digan que ya es de dia, que muera la madrugada
Que sople la ultima brisa, ultima hora envenenada
Se acuesta los mediodias
Con una carita guapa
Pensando mil tonteri­as
Buscando la cama a gatas
Una mirada perdi­a
Las pupilas dilatadas
Aqui no hay dios que se ria
Maldita la luz temprana
por que uno cuando se lia
Le engana la madrugada
Y las nueve sinfoni­as
Se escuchan desde la almohada
Y la verdad no le va nada mal al chaval
Porque sabe que el tiempo se escapa
Y sube las ventanas y empieza a soplar
El airecillo de la luz del alba
Una noche de jauri­a cuando salio de su casa
Era una noche muy fri­a y se helaban hasta las ratas
Y me lo encontre dormido mu cubiertito de escarcha
Vente que hace mucho fri­o, venga tira pa la casa
No teni­as que haber sali­o, que ya llevas mucha marcha
Te encuentro mu revenio, a mi se me encoge el alma
Y la verdad no le va nada mal al chaval
Porque sabe que el tiempo se escapa
Y sube las ventanas y empieza a soplar
El airecillo de la luz del alba
Y la verdad no le va nada mal al chaval
Porque sabe que el tiempo se escapa
Y sube las ventanas que empieza a soplar
El airecillo de la luz del alba




Y de postre una la única por la cual no me van a matar foto del pasado 7 de diciembre.

P.D. Voy a dejar el coche en Avd :)

Entradas populares